sábado, mayo 31, 2008

Bang Bang Baaang!

Pues ahí tienes, ¿No? Que tuve uno de los sueños más extraordinarios, ever. Digo uno de ellos, porque he tenido varios, imposible hacer un top. Pero este sueño fue impresionante, mucho muy. Se supone que estaba yo en un cuarto y una chica me dio una bolsita que parecían dulces. Y pues me dijo "tienes que hacer más de estas" y se fue. Cuando abrí la bolsa, vi que eran metanfetaminas. En fin, que al voltearme se me cae la bolsa y algunas pastillas de ahí. Empecé a meterlas en la bolsita y pues me dio curiosidad y me tomé una. Aquí comienza lo mágico del sueño. Después de pasarme la pastilla me dije "¿Qué carajos acabo de hacer?" Y entonces empecé a buscar algo entre muchos papeles y encontré uno que decía "Si te tomas uno NO TOMES NI COMAS NADA". Después de leer eso el viaje comenzó. Yo estaba en una fiesta que era como en un callejón y todo se veía como entre rojo pálido y negro. Me costaba mucho trabajo identificar a personas de los objetos y todos se reían. Yo sentía una pesadumbre horrible, pero al mismo tiempo me sentía "bien". Lo que sea que eso signifique en un sueño (¿Cómo es sentirse bien en un sueño?). Entonces, lo que sigue del sueño son esas imágenes, conmigo demasiado metanfetaminada. En fin, el sueño termina con todo desvaneciendose rápidamente. Desperté a la una de la tarde y fue raro ver todo technicolor. Fue buen sueño, pero prefiero estar drogada (y con algo más "light") oyendo música que en una fiesta, es mucho el desorden y la taquicardia se siente horrible. Luego andas lo que resta del día respirando chistoso.
Por otro lado, mi negocio de predecir el futuro por los sueños fracasó. Soñar una fecha es igual a soñar nada significativo. Ni modo, a seguir estudiando. Tal vez si le doy una oportunidad a eso de CSI...

Hoy vi un nuevo capítulo de True Life en MTV. Antes me gustaba mucho ese programa, reflejaba ciertos elementos de la vida que resultaban interesantes de fisgonear: las mujeres son más felices y productivas con senos enormes, mujeres con esposos en Iraq, sufrir por el cuerpo perfecto, etc etc. Problemas que son lugares comunes en la sociedad. Esta vez me tocó ver algo así como "Soy la oveja negra de la familia" (nuevo capítulo) y como que las personas que salieron ahí fingían mucho su problema. La niña con mamá fans de Nirvana y ella quería ser cheerleader, el chavito que quiere ser rapero y sus papás con tres maestrías y la chica que quiere ser modelo de playboy pero es muy gorda y su familia la odia (menos su madre). Hum, sonaba muy interesante el promocional, pero en el programa los mismos padres se reían o se veían muy fingidas las actitudes unos con otros. Yo creo que por eso triunfaban los anteriores, porque contaban las cosas de manera normal, sin necesidad de recurrir a la actuación.

Relacionando este programa, con mi sueño, hay un capítulo que se llama "I'm addicted to Crystal Meth" y es el que más ha llamado mi atención, pero no está en la lista de videos online y no sé si ya lo pasen en la tele. Osh.

Y ya. Iba a decir algo más, pero se me olvidó.

The Boy least likely to - Be Gentle With Me

Etiquetas: , ,


martes, mayo 27, 2008

Never had time to have my mind made up / Caught in a motion that I don't wanna stop

Por fin vacaciones. Dormir tarde, recordar, despertar tarde, etc. En fin, lo destacable es que he tenido el gusto de asistir a varios conciertos, entre ellos Jay-Jay Johanson, que pueden ver las fotos dando click aquí. También estuve en el vive latino, que estuvo bien, nada fuera de lo normal. "Cotorro", diría la banda. Eso sí, me hice de varios discos originales, amo los discos originales, sacarlos del empaque, olerlos (lo nuevo y original huele a cajita feliz), delicia. Me hice de Camera Obscura, Client y más. Espero algún día comprar los de Sigur Rós, son los que más me llaman la atención. Buenos días, buenas cosas, buena música para comenzar las vacaciones. ¿Ya vieron death proof de Tarantino? Muy buena.

El fin de semestre, bueno, creo que me fue bien. Como ya lo había mencionado antes, nunca salgo de ser una chica average. Llevo sintiéndome average desde hace ya muchísimo tiempo, hoy en día ya no me sorprende sacar ocho en un examen, tener un detalle malo en las cosas que hago. Si Dios pusiera calificaciones, seguro me pondría 8. Y, bueno, siempre vas por la vida conviviendo con gente que espera mucho de ti o, en dado caso, todo lo contrario. Algunas veces me doy cuenta de que algunas de las personas que más quiero son con las que menos puedo contar. Yo no sé el nivel de disposición que tengo con la gente, supongo que esa opinión no depende de mi, pero a veces siento que tampoco estoy al 100%. Y eso me pone mal. Prt.

Pero así son las cosas. Ese hecho me hace pensar en esto de ser una chica average. No tengo talento, no puedo resolver problemas de mi vida ni de la vida ajena. A veces carezco de gracia y comunmente mis chistes son muy bobos. Por lo que puedo decir, también sin temor a equivocarme, que jamás seré la amiga modelo, la hija modelo, la estudiante modelo, la novia modelo, la fuck partner modelo, la amante modelo, la maestra modelo ni ningún rol que tuve, tendré, tengo o tenga necesariamente algún día en la sociedad contemporánea, en el status de 'modelo', así como nos lo muestran las películas que intenten reflejar eso de ser alguien destacable. Todo me afecta y nunca sé qué sentir al respecto. Soy la que saca ocho en todas las tareas, la que no lava su ropa ni arregla su cuarto, la que no se puede quedar callada o, peor, la que preferiría no hacerlo (Jo, referencia a Bartleby). Y es raro, ¿no? Porque uno siempre trata de dar lo mejor de sí, pero al final uno queda como el estudiante inútil, la hija tonta (pese a que los padres digan lo contrario...la verdad es que el amor familiar siempre etiqueta mal), la aburrida conocida, la zorra malévola, la amante manipuladora, la amiga insuficiente, la imbécil que quisiera hacer muchas cosas a la vez, pero mejor se queda en su cama escuchando su iPod toda la tarde.

Es raro, lo sé, pero supongo que así son estas cosas. ¿Se acuerdan de ese video de Supergrass, titulado "Al Right"? Cierto negocio de helados (no recuerdo cuál, seguro ya desapareció), promocionaba un helado que se llamaba calypso con esa canción y toda mi vida pensé que jamás sabría el nombre. Años después me enteré cuál era y fui feliz. Hace unos días la volví a escuchar y me doy cuenta de que es una buena canción. Creo que me siento así el día de hoy. Soy una adolescente, siento que merezco más que una palmadita en la cabeza. Siento que no trabajo tanto para las cosas que no me merezco, pero que quiero. Hay sentimientos que no puedo encontrar, hay situaciones que no puedo manejar...Pero yo estoy bien. Soy joven.Me despierto, salgo. Estoy bien. Y trato de mantener mis dientes limpios y bonitos.

But we are young, we run green / Keep our teeth, nice and clean


The Whitest Boy Alive - Golden Cage

Etiquetas:


martes, mayo 20, 2008

Only Shallow

Son las 2:40 a.m. cuando empiezo este post y realmente sólo escribo porque me quiero despegar un poco de la tarea. Me resulta muy jocoso el hecho de empezar unos esquemas impecables y que, poco a poco, deje de ponerles tanto empeño. Es como las mismas relaciones personales: brillan al principio, luego te vas, te vas, te vas. Qué más da. La cosa es que la tarea terminará matándome. Otras cosas terminarán matándome, claro, pero la primordial ahora mismo es la tarea. ¿A quién se le ocurre dejar -casi- de un día para otro, 28 esquemas sobre los fundamentos éticos de diferentes autores? Prt. Luego, Rorty. ¿Qué haré contigo, Rorty? Pero ya saldré de vacaciones y seguro haré concha y eso me reconforta. Este semestre fue muy pesado.

Fin de semestre huele a rata mojada.

**

Me he sentido muy mal estos días, he dejado que de diferentes personas me lleguen diferentes sensaciones. Preocupación, tristeza, añoranza, automenosprecio, odio. Es raro lo que te transmite la gente que quieres. Por otra parte, es el grado de amor que puedo dar.

**

Jamás decirle a la gente lo que llegaste a sentir por ellos en el pasado.

**

Con el perdón del queridísimo compadre Bob, pero siempre se me sale la clasemediez. Hace rato que no escuchaba una canción de Radiohead que lleva por nombre I Want None Of This. Cuando leo la letra, es cuando me doy cuenta de algo...

You can keep what you want
I want none of this
They're just bad memories
I don't want

[...]

If it matters to you
You can sell it all out
If the price feels right
I won't judge

[...]


...de algo que no voy a escribir. Pero es más o menos lo de destruir, en lugar de esconder.

**

El arte de saber que siempre estás mal. Que siempre te hace falta una respuesta en un examen, de que contestaste incompleto un cuestionario. De que diste un regalo que, de antemano, sabes va a estar empolvándose en un ropero viejo o una "caja". To hide para que todo siga "bien" (I mean, srsly...). La que siempre saca ocho en un examen. Que está mal que te sientas así. Que en otros lugares apreciarían mejor lo que haces. Y así son las cosas, siempre.

**

Soy la que decidió esto y la que no-decidió estotro. Soy la que decidió estudiar esto y la que decidió no-estudiar mil cosas más. La que decidió quedarse y... bueno, do the math.

**

Yo soy esa persona que siempre llega cinco minutos tarde a la vida de los que quiere.

**

Take a lesson from me
Don't get stuck on a dream

My bloody Valentine - Loomer

Etiquetas:


martes, mayo 13, 2008

Sunny days

Hay algo en los días soleados que no te permiten estar del todo triste. Te levantas, sientes algo así como pesadumbre y te dices "Ok, es uno de esos días". Abres la persiana (no la americana, la mía creo que es china) y ves un día soleado, las flores más brillantes que nunca y hasta un poco de aire te golpea en el rostro. Ante esa imagen y ante lo que siento, sólo puedo pensar que no hay justicia en este mundo. Digo, tampoco pido una lluvia que mate a todo el ganado, pero hasta se siente uno mal de decir "Ok, es uno de esos días", en las circunstancias ya citadas. Y uno va por ahí, cabizbajo, mientras el condor pasa. Lo peor es que los días se siguen. Me refiero a que después dices: "Ok, es una de esas semanas", "Ok, es uno de esos meses" y así, Ad Nauseam.

**

He tenido a Arab Strap muy presente en la semana. Es raro, es como por temporadas cuando les pongo atención, pero son temporadas muy raras, llenas de muchas cosas.

**

Experimentando, otra vez.
Chafísima, otra vez.

La vista desde mi cámara análoga.

Algunos libros


The Cure - The End Of The World

Etiquetas: ,


Arab Strap - Phone Me Tonight

Phone me tomorrow when you're sober.
Just to tell me it's all over.
Tell me I'm not wanted in your bed.
Remember one thing you haven't said.

I tried to tell you, I tried to say.
I never wanted it to end this way.

Etiquetas:


martes, mayo 06, 2008

Post en el que la autora abusa un poco del bloque privado de su vida y lo adapta al bloque público.

Siempre que uno quiere escribir algo sobre su vida, sobretodo en un pinche blog, se da cuenta de que hay que pasar las cosas por un filtro. Ya sabes, uno nunca sabe qué clase de stalkers lee el blog, qué clase de enemigo en potencia te lee, qué tan desagradable resulte un blog con una esfera vivencial muy abierta (a mi me dan como cosa esos blogs que reseñan hasta el último detalle [vamos, que sí es desagradable]) y bueno, más cosas que tienen que ver con el exterior. Pero una de las consecuencias de poner cosas muy personales es lo que el autor piensa después de leerle. Leo el archivo del blog que borré y me doy cuenta de lo mucho que ha cambiado mi manera de escribir las cosas.

Recuerdo que en la revista Letras Libres del mes pasado, pusieron pedazos de los diarios de Salvador Elizondo y él, en una miniautobiografía escribió al final [parafraseando]: "Se suicidó en Paris en 1969". Luego vas, lees su biografía real y ves que murió en el 2006 y concluyes diciendo "Mierda, qué jodidamente triste debe ser eso". Y pues sí, pobre wey, pero más porque en su diario, publicado en una revista que varios pretenciosos leemos, se hizo de una esfera vivencial ajena algo público y te dices "Qué triste". Por eso en los diarios (Wittgenstein, Cioran, etc.) Me perturba leer las cosas personales que dejan los editores. A veces siento que es algo que no debo leer, pensando qué haría Wittgenstein si leyera mi diario personal (que igual y lo tira a la basura, pero creo que se entiende que el punto al que quiero llegar es el respeto [y auto-respeto] por el bloque privado de estas cosas).

Hace unos días, ya lo había dicho, tuve la oportunidad de ir a ver a KoRn y a los Smashing Pumpkins (o, citando al dude de My Chemical Romance: The Smashing fucking Pumpkins) y recordé todas esas cosas que suelo citar de cuando iba en la secundaria. Ya sabes, segundo de secundaria, nos sentábamos hasta atrás del salón (nota: yo no puedo sentarme adelante en los salones. Es una manía muy idiota, pero hoy en día no soporto la idea de sentarme hasta delante. Tengo muchas manías idiotas, no se preocupen). En fin, recuerdo en esos días leer la letra de las canciones de grupos como KoRn, Smashing Pumpkings, Radiohead, Save Ferris, System Of A Down y demás cosas lindas. Nunca había ido a un concierto de KoRn, porque dejé de escucharlos y creí que eso era signo de que ya no me gustaban. Después de una mudanza re-descubrí el issues y me di cuenta de lo errada que estaba. Fue horrible. Pero debo admitir que verlos esta última vez fue muy bonito. Recuerdo que en la secundaria era yo mucho muy desmadrosa (nótese el mucho muy). Siempre me metía a las famosas "bolitas" y rompía cosas. Aprendí a fumar en los XV años de una amiga (naquísima la fiesta, ya sabes) y en la fiesta de una amiga, que su mamá era mi doctora-psicóloga, descubrí los efectos del tequila barato. Era yo una chica muy desmadrosa. En primero de secundaria me gustaba un wey que se llama Oscar Nava y hace algunos años una amiga me dijo que lo vio con carreola en mano. Weird. En segundo de secundaria conocí a alguien que me referiré por la inicial de R., que no tuvo mucha importancia en mi vida, pero bueno.

R. era un wey bien alivianado. Lo conocí muy poco y lo importante era que él sabía que yo moría por él y aún así nos llevábamos pocamadre. Él le hacía a eso del graffitti y aprendí unas pocas cosas sobre ese desmadre. También por mi amigo Paulino, a quien también quise muchísimo, pero las drogas y el rock and roll nos fueron separando cuando salimos de la secundaria. Decía, R. me enseñó el uso de la crayola, la piedra en el vidrio y me dio una hojita toda rayoneada con mi "placa". Era Luto. Yo luego tomaba el plumón Pilot y pintaba "Luto". Yo moría por R. y él se dedicaba a pintar y también tenía novias por montón. Recuerdo a una de ellas, que se dedicaba a hacerme la vida imposible, pero aplicaba su faceta hipócrita cuando tenía ganas. Supongo que yo, muchacha ingenua, era un buen blanco para que me molestaran. Vamos, era gorda, no sabía peinarme y usaba sudadera de esas de jerga, porque también se puso de moda irle al subcomandante y al Che Guevara. En esos tiempos me gustaba mucho leer ese desmadre, pero jamás pasó de ser algo histórico para mi. Recuerdo que la más ñoñis de mi salón, un día que fui peinada como el che, me dijo "¿Y al menos sabes lo que hizo?" y yo, orgullosa, le dije que sí y sin necesidad de presumirlo. Nos llevábamos bien, pero ahí sentí el sabor de la soberbia, que me gusta, pero debo moderarlo, porque con una madre jefa workaholic, me he dado cuenta de que me puede salir la tiranía femenina amorosa y hacer de todo una gran tormenta en un vaso tequilero.

Bueno, era gorda y no sabía peinarme. Hoy en día ya no estoy tan gorda, tengo una lonja simpática que con un poco de voluntad y ejercicio se convertiría en músculo, pero no hay tiempo y disfruto de mi inmadurez en esos business de la voluntad. Lo que me da miedo es que se empieza a tornar panza alcohólica, por eso ya le bajaré un poco a la bebida (excepto si son cocktails... o vino). Hoy en día mucha gente que me conoció en mi etapa gorda y que me ven ahora dicen lo mucho que he cambiado físicamente, pero que por dentro sigo siendo esa joven que avienta bancas e incendia cosas. No lo sé, hace un par de años que di el gatazo. Hay ciertas personas que quisiera ver ahora, para que sepan que muchas cosas las hice sin pensar claramente y que fueron por el heat of the moment. Y para que vean que ya no estoy gorda, pero fea sí, tal vez (aunque eso es un asunto más del ego, me vale madres, soy mujer y me pueden importar estas estupideces). Saludos a ellos, a todos ellos. En fin, también era desmadrosa y, en primero de secundaria, sí le daba duro y tupido a las calificaciones (En TODO tenía diez, TODO). Pero luego conocí el rock en segundo de secundaria, hice concha y bajé a ocho. Ay, qué idiota (aunque, a estas alturas,descubro que un número en una calificación es una mierda, es un standard muy imbécil para calificar a la gente). Pero vamos, nada pasó más que un par de notas rojas en conducta, por las que mi mamá lloraba y decía que me iba a hacer pandillera (lo dramático y el malviaje también es del lado maternal). En tercero de secundaria supe que esa etapa de mi vida ya se iba al carajo. Para mí, el hecho de que hicieran los salones más pequeños, los pintaran de un verde horrible y que cambiaran al director de la escuela hizo entrar a la misma institución en una decandencia horrible. Pero, fue el mismo año en que entré a música y descubrí un mundo diferente. Mi vida me gusta dividirla en antes del cello y después del cello. La música se convirtió para mi en una esfera vivencial cabronamente importante. Me gustaba mucho coro, pero no era muy chicha para solfeo, me fallaba mucho. Pero la clase de instrumento era mi favorita. Mi profesor era lo mejor de todo este mundo y con él aprendí muchísimas cosas. Aprendí a ver el lado bello, pero realmente BELLO, de un instrumento. "Mira, te tienes que sentar así", "tómalo así", "el arco va así". Tocar nota por nota y también te dabas cuenta de la fuerza que adquiría tu mano mientras ensayabas. La primera clase recuerdo que no podía tocar mucho tiempo porque mi mano derecha se debilitaba horriblemente y caía. El profesor me dijo que era normal. Tiempo después, más o menos al año, ya podía yo jugar con la intensidad del sonido (piano-forte) y, lo mejor, el vibratto. El vibratto a mi se me figuraba como algo que sólo podían Casals y Carlos Prieto jaja, pero un día el profesor me dijo que era hora de aplicarlo, porque iba a tocar una sonatina de Benedetto Marcello y que era justo y necesario. En cuatro tiempos, tocar una nota y mover el dedo formando otros cuatro tiempos en la nota. Iu-iu-iu-iu. Y todo era magia. Yo creo que mi profesor no entendía mis sentimientos, pero en esos momentos yo me sentía grande, omnipotente: sentía que el mundo era mío, por aprender un pinche vibratto. Fuera de lo musical, también conocí a muchas grandes personas, como mi amigo Alfredo que luego me encuentro por ahí por patriotismo, siempre me ve con la misma compañía. Otro wey que me gustaba, que tocaba guitarra pero era muy serio, muy ñoño. También se enteró de que me gustaba pero para cuando se enteró yo me di cuenta de que era un capricho y lo dejé por la paz. Jaja.

Decía (me gusta mucho desviarme del tema), la secundaria se iba al carajo y yo también. Mis mejores amigas tuvieron una pelea, de esas harto imbéciles (ay, pero si ella le habla a fulana, yo no le hablo a nadie) y cosas así. Mis profesores ya también se hartaban de la misma institución y buscaban cómo huir. Hoy en día me dan muchas ganas de ir y ver quiénes siguen ahí. A quienes tengo muchas ganas de ver es a mi profesor de matemáticas, Heriberto, que siempre tuvo mucha fe en mí y me pregunto si ahorita cumplo con las expectativas que él tenía de mí. También a los de español, el primero que era bien acá, como decirlo... femme fatale y la otra profesora también tenía la loquera andando, yo los adoraba, pero me llevaba mejor con el primero. Sin embargo, mientras vas creciendo, y esto es lo horrible de vivir, te das cuenta de que lo que extrañas jamás regresará y, si lo hace, es de una manera muy diferente. Yo extraño mucho las matemáticas, demasiado. Extraño las fórmulas, las operaciones, las gráficas, el compás. En mi loquera me da por pensar en el tatuaje ficticio que me haré, Spira Mirabilis, pero esto es sólo una idea que probablemente nunca se lleve a cabo. Pero, las matemáticas regresan en forma de orden, en forma de lógica, al menos hasta que regrese al camino de las matemáticas formales, ya no es aprender las fórmulas, ahora es incógnitas, orden. Y, bueno, fuera de las cosas académicas, extrañas el olor de la madrugada cuando ibas camino a la prepa, la falda de la prepa, tan cómoda la falda tableada. Mientras que todas las chicas chillaban porque no podían sentarse bien, la falda tableada y medio larga te permitía sentarte muy bien, doblar las piernas, como si trajeras pantalón.

Argh, cómo me desvío del tema. A lo que iba: actualmente me pregunto si lo que sientes en cierto momento de tu vida, lo volverás a sentir. Algo que puedo decir sin temor a equivocarme es que la gente (véase: un chico) ya no te gusta como en secundaria, por eso hable de R., no crean que se me olvidó. Ya sabes, nervios en el estómago y cierta inocencia / ingenuidad cada vez que pasaba y te escondías, admirando el gusto, no teniéndolo. Ahora el gusto hacia alguien es una cosa que no logro entender, es más complejo. El coqueteo. Cuando se pierde el coqueteo, se pierde casi todo, dude. O cuando ya está todo perdido, qué más da: Cuando están jugando con tus sentimientos, cuando no sabes qué hacer, cuando te da igual. Todo tiene cierto aire de tristeza y de absurdo, por eso es más difícil.

Quien sabe, probablemente lo que vives actualmente es una causa de felicidad pura o, en todo caso, un atisbo del mismísimo infierno. Pero no puedes decir algo que arregle o que haga cambiar en lo más mínimo las cosas, de lo cual concluyes que puedes llegar a ser una persona mucho muy estúpida (reitero: nótese el "mucho muy"), si no sabes si quedarte o irte. Yo creo que soy una persona mucho muy estúpida en cualquier posibilidad espacio tiempo. En cuanto a relaciones sentimentales, creo que son como las dos líneas que se unen en el punto situado en infinito. Just for the Record, no me arrepiento, en verdad. Ves las cosas más claras. Been there, Done That.
Buscas entre tus libros y ves el regalo que jamás diste en aquél cumpleaños, porque luego surgió algo que después hizo que todo se derrumbara. También me pregunto qué hago aquí y mírame, escribiendo sobre cosas que son y no son al mismo tiempo.

Red wine and sleeping pills help me get back to your arms / cheap sex and sad films help me get where I belong.

Extrañas la amistad de aquél chico que nunca pudo ser, por culpa de cosas que se desbordaron de tus manos. Y te preguntas quién fue el más exagerado, a final de cuentas. Qué más da. Revisas tus cosas en el librero y ves los recuerdos que no puedes tirar, las fotos que guardas con mucho rencor o con mucho amor (según sea el caso). Ahora que ha pasado mucho tiempo y que me he encontrado con varias personas, pocas de ellas importantes para mí, me pregunto si es posible volver a construir un hilo de comunicación, al menos para saber cómo está el clima... pero a veces... bueno, ya sabes. Súmale que no he superado la adolescencia -emocional- pues mejor, como dice Stellastarr*, te sientas en la misma silla a esperar a ver si algo pasa; pero yo prefiero la silla de ruedas, porque tengo una posibilidad de avanzar, pensando que sigo esperando.

Recuerdos / Secundaria


Este debe ser el peor post que he escrito en TODA mi vida.

En fin. Ahí tienen post para rato, porque ya es FIN DE SEMESTRE.


Park Ave. - Invitation To A Closet



Because I'd heard the lies so many times / I'm starting to believe that they are true

Etiquetas: , ,


sábado, mayo 03, 2008

She's a doe-eyed girl with no complaints

Días ocupados, días de risas y uno que otro acontecimiento que no es digno de mencionar. Como dije alguna vez, he visto a muchas personas y les mando demasiados saludos, sobretodo a Bob, de quien soy fanssss from hell y ya será su cumple :D. No me dieron el puente y eso fue muy triste, días libres siempre son un buen respiro. Pero ni la escuela ni sus imposiciones absurdas me impidieron irme de parranda con los amiguitos, en celebración de la visita de los ilustres Sir Sachiel y Lady Paulinita, personas a quienes adoro demasiadísimo. Saluditos :) Pronto, fotos.

¿La escuela? Bueno, la semana de filosofía estuvo buena. Priani rulz, recuerdo que alguna vez fui a una clase, pero en ponencia también resultó ser bien ameno. Del otro dude, el del 68, ni quiero hablar, sólo diré HORRIBLE. ¿Qué onda? Para que me contaran cuentos mejor me voy a... jaja, mejor ni digo nada. El panel de alumnos también, me cala que en filosofía todos se quieren comer las cabezas con argumentos que ni siquiera están bien fundamentados. Los maestros, geniales, aunque sólo vi un pedazo. José Angel Leyva no lo vi. Asistí, pero ese día fue muy cansado y mi mente anduvo volando por otro lado. Bartra también estuvo bien, pero le faltó amenidad. Priani, soy fanssss.

El miércoles fui a ver a Stellastarr* por segunda vez. Pronto, reseña en Diez A Uno. Recuerdo que la primera vez que los vi fui muy feliz, más porque un día anterior había sido un buen día, lástima que las cosas ya no sean así. Ya sabes, pasan cosas que hacen desvanecer a las amistades aún - no - bien - fundamentadas y todo porque confundes, confundes terriblemente las cosas. Y me resulta incómodo pensar en cosas que luego no valió la pena decirlas. En fin, como si te importara. Fue un buen concierto, pero el sonido apestó. Vi a Phoedra, Mary, Rudy a quienes quiero con locura y me hice amiguita de una chica muy buena onda. Estábamos formadas y yo llegué muy temprano, ella no tenía acompañante. Hicimos la plática y ahí nos quedamos platicando como amigas de años. Vimos el concierto juntas, reímos y luego le pasé mi celular, ella hizo lo mismo y tal vez nos veamos en otro concierto, como el de Sigur Rós, que ya tengo boleto y mi corazón explota en confeti, diamantina y serpentina. Es que, Sigur Rós, no juegues. Estoy terriblemene feliz. Pero bueno, decía, qué bonito fue Stellastarr*. On My own: Do you realize that you have just Kissed, kissed, kissed It all away? / Cuz I was there when nobody cared / If you lived or you died this day.

Stellastarr*
Click para ver el set



Arreglaron la ventana en mi cuarto, pusieron ahora puertitas corredizas. Están coquetas, pero ahora mis cactus no pueden estar en el dintel de mi ventana y eso me hace sentir mal.

Stellastarr* - When I disappear

Etiquetas: , ,





*

*


* Comadre, Azote y Sangre
* Me levanto y aplaudo!
* La Isla De Lilián
* Más guapa que cualquiera (L)
* Rudy can't Fail
* Impecable y diamantina
* Blog del fino, llévele
* It's hard to be green
* Sirako hermoso
* A ton étoile, Soule
* Una cucharada de arroz
* Y una cucharadita de canela
* Departamento de fotografía
* Barbarie Del Lirismo
* Dr. Jekyll, sin Mr. Hyde
* Magis, magia
* Un cactus que lee
* Killing them SOFT-ly
* Nouvelle Vague
* Jazz-Beck
* Prozac del fino
* Insomnio con café
* Dibujo hecho dibujo
* Tipo, Retro, goei
* Lost In time
* My favorite Game
* Only shallow
* Promises
* Ernesssssto
* Hada purpurina
* Mi Buenos Aires Querido
* Signs Of The Zodiac
* Uranium Rock
* Venus como un chico
* Wiretrap

No, Everything's fine.