lunes, enero 17, 2011

Look for me with the sun-bright sparrow / I will come on the breath of the wind

1.- Últimamente pienso mucho en lo que puede significar la palabra Karma. O si lo pongo de manera más neutra, en lo que significa la frase "uno siempre recibe lo que viene dando": El bien que haces se regresa, lo mismo para la maldad. Por mucho tiempo he creído (creencia) en eso, pero creo (duda) que esa idea está cambiando poco a poco; deviene en algo más sincero a mi parecer. Mientras caminaba con J. le comentaba que todo esto de las acciones y reacciones vivenciales no necesariamente tienen que regirse bajo algo similar a la tercera ley de Newton. Lo que pasa es simplemente que dentro del espacio-tiempo en el que vivimos, se da la infinidad de posibilidades y por ende, no tiene por qué existir una razón metafísica para que X situación suceda, mucho menos con un juicio sobre el asunto, eso ya lo hace uno por su propia cuenta. Empiria le dicen. Es más o menos como en Sin Lugar Para Los Débiles (Cormac McCarthy/Los hermanos Coen), Anton Chigurh no necesita una razón para ir matando gente a diestra y siniestra; si él puede, él lo hace. Para él no hay un peso de la ley, un peso religioso, realmente no hay nada. El mundo es una posibilidad y ahí lo tienes.




Y bueno, creo que puede ser una explicación -sí, un poco relativista/nihilista y muchas cosas horribles más- al por qué no siempre el 'bien' (o lo que podamos entender por bondad) atrae ese mismo tipo de cosas, a manera de re-acción. Hay gente haciendo cosas buenas que al final no tienen un resultado con creces (ni queriéndolo o que lleguen por sí mismas), se me ocurre tal vez la gente que ayuda ciegamente y aún así, casi con humor negro, su esfera vivencial permanece en el rubro de lo absurdamente horrible. Y no es que tampoco niegue la existencia de lo que entendemos por Karma o, vaya, ni siquiera niego un paradigma religioso con un centro metafísico como lo es Dios, maldición. Simplemente trato de ver las cosas con un poco menos de creencia y con un poco más de frialdad: si es posible, lo puedes llegar a vivir. Si fue malo o bueno, eso ya es accidental. Válgame.

1.1.- Y tal vez tiro por la borda muchas cosas en las que solía creer, si decido aferrarme a esto de "sí, podía pasar, qué le vamos a hacer". Pero es cierto, tiene coherencia, ¿No? Una posibilidad es razón suficiente para que algo pase. Seré una mujer seria (Coen brothers redux), pero era inevitable. Tal vez, no sé, es más mi necedad de no creer en algo que implique una creencia por mi parte, que el poder agachar la cabeza al aire para decir gracias o frustrarme en cantidades industriales para pedir una explicación, con un perdón adjunto. No sé nada.

2.- Mi tía se fue a Guerrero por una temporada, por lo que me ha tocado estar en casa. Sola. As in By myself. Es raro porque me ha gustado mucho esta especie de soledad, en tanto que llego a casa, pongo música a niveles obscenos, fumo un poco (en la azotea, para que no se apeste, ew) y cosas así. La escena: cocino mientras bebo una copa de vino con un delantal puesto y escucho (y bailo!) Belle and Sebastian. He cocinado algunas cosas amateur, como ensalada de surimi, pita de pollo a las finas hierbas y creo que mañana haré hamburguesitas playeras y una crema de aguacate con salmón ahumado (aparte mañana viene J. a comer y ver películas, así que todo mejora). Es raro cómo esto de cocinar a veces evade ideas negativas, ando pasando por una mala racha hormonal -ugh- pero el hecho de cortar cebolla, jitomate, marinar la carne, licuar las salsas, preparar las guarniciones, el postre; todas esas cosas me distraen y me alejan de ese mundillo agobiante al que me he aferrado, no sé si es por mi educación sentimental o tanto nihilista depresivo posmoderno que amo leer. Me siento bien. Luego de cocinar me pongo a leer mucho, ver películas, voy por un helado y camino por ahí, para ir tomando fotos. Es muy raro cómo el estar bien y el estar mal es una cuestión de hacer algo que te gusta o quedarte viendo la pared dos minutos. Porque muchas veces, después de esos dos minutos, ya no regresas. Verídico.

3.- Y Justo cuando crees que te acostumbras a cambios, llegan otros. Y otros. Y así, AD NAUSEAM. Lo que queda es aguantar vara. Al fin ya sabíamos que era posible (ver punto 1).

4.- Ya pronto podré tomar mis clases de manejo. Me emociona, no sé por qué siento que entraré a la NASCAR. Es una idea idiota, si sabemos que el boulevard adolfo lopez mateos no tiene semáforos y aún así te haces 2 horas del punto A al punto B (de entre los cuales sólo hay un kilómetro de distancia). En fin, sólo me acotumbro a los nuevos cambios y listo. Porque también comenzaré otros cursos guapos por ahí y bueno, ya, qué emoción. Si no veo el lado bueno, Quién. ¿QUIÉN?

5.- El otro día en Blockbuster me compré Ghost World (Grandiosa película, qué cosa), How to Lose Friends & Alienate People (otra gran película) y la segunda temporada de Los Reyes De La colina. Todo por 100 duros, si mal no recuerdo. A mi se me hizo una ganga, si se toma en cuenta el buen estado de todas las cosas. Gracias a la primera descubrí este video, con el cual me encanta bailar (ver punto 2)



6.- Mañana ejercicio, terapia, cocinar y día de películas. :)

The Decemberists - Yankee Bayonet (I will Be Home Then)

Etiquetas: ,


domingo, enero 09, 2011

Leave me now, return tonight

1.- Mi lap top ha regresado, creo que mejor que nunca. Ahora tengo 500gb libres para llenarlos de fotografías, cartas que jamás voy a enviar, canciones llegadoras e imágenes que son fáciles de encontrar en google, por lo que sustancialmente ni vale la pena guardarlas. El teclado está como nuevo, ya no le falla la letra t y está muy rápida, ya ni me dan ganas de bajar música ni videos. Bueno, videos ni bajaba tanto (gracias youtube), pero mi consumo musical sí era demasiado, hasta podría decirse que era un poco preocupante. Es bueno tener la computadora en casa. En menos de media hora ya tenía instalados todas las cosas ociosas que tenía en su primera versión. Ahora ya sólo queda la emoción de regresar al trabajo as I knew it. Happy happy, Joy joy.

2.- He pensado un poco en cambiarle el nombre al blog. No es un big deal, pero este nombre lo escogí a los 18 años, no sé por qué me pareció una buena idea. Jamás me ha gustado, no del todo. Lo debo admitir. Cada que lo digo me suena un poco raro, como si fuera de un programa horrible para borrachos y desempleados que pasan en los canales escondidos de tele abierta. Pero uno se encariña y ahí ha estado, por 5 años. Tal vez lo intente, es hora de algunos cambios. Podría empezar con algo simple, como el nombre del blog.

3.- En una llamada en la madrugada con mi mejor amiga, mientras nos quejábamos del mundo, me dice esta palabra que no puedo quitarme de la cabeza: apechugar. Es muy divertida al decirla en voz alta, lentamente. Voy al diccionario y descubro:

APECHUGAR: Cargar con alguna obligación o circunstancia ingrata o no deseada. Se construye con la prep. con


Y creo que define muy bien todo lo que he vivido estos últimos días. Cargar con gente cual grilletes, tener que estar presente en situaciones que bien podría cambiar por un litro de helado de chocolate en mi casa mientras veo La Rosa De Guadalupe y un largo etcétera. Resulta que soy de esas mujeres de poca fe que aguantan vara hasta que finalmente se rompen en millones de pedazos, sólo para volver a remendarse con resistol 5000. Es una idiotez, si me lo preguntas. Y, también si me lo preguntas, creo que esto lo escribo con un alto nivel de tristeza hormonal, lo cual hace el asunto poco serio, creo. No clínico, por lo menos. Es que nunca nos cansamos de sentirnos mal y nos parecemos a la palabra melancolía. Apechugarse, pues.

4.- Esto lo puse en mi Tumblr, pero no me importa. Es de Shampoo Planet, de Douglas Coupland:

[…]

Our achievements may make us interesting, Tyler, but our darkness makes us lovable. You will have dark secrets, Tyler, and I will still love you. Dan has his dark secrets (well, they’re not really secret with him, are they?) and I still love him in my own way. And yes, Tyler, I have my own dark secrets. And I hope you’ll love me still. Beauty and sadness are woven together, even Frankenstein gets lonely. So, Tyler, you’ll just have to forgive Dan. If you do, you’ll beat me to it, but forgiveness is what we have no choice but to work toward, or else we are just animals. Dark animals. And that is too much to bear. God likes you less for staying home and doing nothing than he does for you going out and maybe getting into a little trouble. Risk the trouble of forgiving Dan. Then forget about him.

Enough, enough. The last thing you need is your hippie mother being heavy on you. You are my son, Tyler, and I hope I’ve guided you well. Our home wasn’t like on TV but you know you are always loved here and that there is nothing you can do which will make me not love you. Do what you will, but after doing it, come home. Soon. We miss you, we love you, and maybe Norman will be able to tell you why it is Kittykat pounds her paws on your roof.

Too cute again. Just an old hippie. Stand in light, O product of my heart.

Your mother,

Jasmine.


Toda esa carta es tan hermosa. Igual le digo a J. que a mi me hubiera gustado mucho que mi educación sentimental -de pequeña- fuera así de sincera: El mundo es un lugar enorme y tremendamente carnicero, aunque tiene sus cosas bellas. So get ready, babes. Ella me pregunta "Recibir una carta así de pequeña habría sido demasiado, ¿No?" e, insisto: no. Creo que la sinceridad es una de las mejores y más brutales formas de crianza que hay. Tampoco se trata de quitarle la infancia a un niño -por dios- pero tal vez quitar un poco de cristales y sombras y ver que todo allá afuera es algo muy cabrón. No es quitar una infancia, es sólo no poner velos en tierra de balas.

4.1.- Mi educación familiar tuvo eslabones que nos saltamos y me alegra, de cierta manera. Mis padres jamás se sentaron en el filo de la cama y me dijeron qué pasa cuando dos personas se aman demasiado (que, fuera del tema sexual implícito en la frase cliché, la vida me ha enseñado que igual y jamás va a pasar nada [el amor luego no tiene conclusiones]). Tampoco me hablaron sobre no matar al prójimo, ser fiel a la pareja y esas cosas que, de cierta manera, los padres te quieren inculcar para que seas un buen hijo. O al menos no recuerdo muy bien si alguna vez su educación se basó en indirectas, pero no lo creo. Sin embargo, el misterio que recae en esto último que escribo es lo siguiente: no sé de dónde aprendí todas esas cosas, pero me queda claro que las llevo en el cerebro y en el corazón. Creo en el sentimiento cuasi-visceral, en la fidelidad, en el aguante del dolor y esas cosas que, me atrevo a decir, los padres hasta te quieren meter en una religión a ver si de ahí lo aprendes. Pero hoy, que no tengo una fe en algo, no tengo recuerdos de mis padres diciéndome esas cosas y, como mi educación televisiva fue mucho de Cartoon Network cuando era bueno (y todavía en inglés), no sé de dónde aprendí toda esa basura. Pero es mi basura y, como tal, me hace feliz pensar que, aunque son chapadas a la antigua, son ideas que me cuadran, sobretodo lo de la fidelidad y el sentimiento visceral. Que nadie me diga que no.

4.2.- Pero habemos quienes en lugar de Karma, nos regimos por la ironía. Hacer el bien no te devuelve algo bueno. No siempre, pues. Pero lo que queda es seguir en la vida, sin matar al prójimo, ser fiel. Todo es como dejarte golpear con un bat en el pecho, sólo para ver qué se siente no quejarse de eso.

4.3.-

5.- Me voy, creo que es demasiada hormona. Tal vez regresen los posts azotados, que los extrañaba, la verdad. O tal vez los borre, como en los viejos tiempos. Lo que sí prometo es: un post donde me desahogo sobre una película que jamás voy a superar y sobre lo caro que está el jitomate. Insisto, es una barbaridad.

Tegan and Sara - I know I know I know

Etiquetas:


martes, enero 04, 2011

The Trickster

1.-

1.1.- Dentro de las muchas cosas de corte adolescentoide que he dicho en el blog, esto que diré a continuación, aparte de ser la primera del año, resulta ser que encuentro más como un deseo muy poderoso que una imagen barata para ejemplificar lo que siento: estos días me han dado unas ganas casi compulsivas de ir por la calle y en determinado punto dejarme caer y quedarme ahí un buen rato, digamos un par de horas. Así como en el video de Just de Radiohead que puse arriba, quiero quedarme en el piso y simplemente estar ahí, sin que nadie me pregunte si me pasa algo o si me siento mal. Creo que no hay necesidad alguna de sentirse mal, sólo hay que tener ganas de que todo se pause un momento y qué mejor manera que detenerte, dejar tus cosas en el piso y acostarte en medio del mundo, de la nada. Se me hace una imagen preciosa. Últimamente he visto mucho este video e insisto, la idea me resulta bastante tentadora. El otro día en el trabajo, por alguna razón que no sé explicar (o tal vez sí) me estaban dando uno de esos ataques de ansiedad, muy comunes en el adulto contemporáneo, que le dicen. Es obvio que en pleno lugar no podía acostarme y quedarme ahí un par de horas, porque no me pagan por eso y, aparte, la escena ahí ya peca de WTF-ismo. Pero entonces sustituí esa imagen por fumar. Me daban más ganas de fumar que de comer, beber agua, hacer los deberes. Fumar era ya lo único en lo que pensaba. Pero como no se puede fumar todo el tiempo ahí, lo que quedaba era aguantar vara hasta llegar a casa y dormir. Esto que acabo de escribir no tiene conclusión alguna.

2.- Dentro de los cuatro días que van del año, ya he tenido lecciones de vida, de esas que aprendes de maneras poco comunes. Por ejemplo, entre el sadismo-ponzoña de la gente y el mal gusto, hay una línea muy delgada de diferencia. Es más, si me hicieran directora de la RAE, hasta los hacía sinónimos. Es horrible lidiar con el mal gusto de la gente, either way. Pero qué puede hacer uno, qué. Probablemente tirarte en medio de la nada y quedarte ahí dos horas.

3.- Cosas buenas que se acercan en el 2011: El Cisne Negro de Aronofsky, El Avispón Verde, Thor, Silent Hill 2, Harry Potter y, por lo que leo, muchas joyas más. Que sea un buen año de cine, uno de los propósitos es ver películas hasta que me vuelva loca.

4.- Propósitos de año nuevo: me cansé de ellos. si haré algo, pues será sobre la marcha. Las cosas que puedo decir sí debo hacer:

- Aprender a manejar
- Leer mucho más (entre lecturas pendientes, leer A La Busca Del Tiempo Perdido de Marcel Proust)
- Dejar de confiar en mucha gente. Y por mucha me refiero al punto no. 2.
- Ir muchísimo al cine y ver películas pendientes.
- titularme, supongo.

Eso debo hacer. Son pocas cosas, sí, pero mi nivel de mediocridad espero que baje y haga más. Improvisar, que le llaman.

5.- sigo sin lap top. Pero pronto: más cosas.

Radiohead - the Trickster

Etiquetas: , ,





*

*


* Comadre, Azote y Sangre
* Me levanto y aplaudo!
* La Isla De Lilián
* Más guapa que cualquiera (L)
* Rudy can't Fail
* Impecable y diamantina
* Blog del fino, llévele
* It's hard to be green
* Sirako hermoso
* A ton étoile, Soule
* Una cucharada de arroz
* Y una cucharadita de canela
* Departamento de fotografía
* Barbarie Del Lirismo
* Dr. Jekyll, sin Mr. Hyde
* Magis, magia
* Un cactus que lee
* Killing them SOFT-ly
* Nouvelle Vague
* Jazz-Beck
* Prozac del fino
* Insomnio con café
* Dibujo hecho dibujo
* Tipo, Retro, goei
* Lost In time
* My favorite Game
* Only shallow
* Promises
* Ernesssssto
* Hada purpurina
* Mi Buenos Aires Querido
* Signs Of The Zodiac
* Uranium Rock
* Venus como un chico
* Wiretrap

No, Everything's fine.